Estas series de televisión están hablando del cambio climático

Foto por Tracy Thomas / Unsplash

En este post te mostramos tres grandes programas de televisión que han incorporado la mayor crisis a la que la humanidad se ha enfrentado a sus historias. ¿Por qué sólo tres? Porque son la únicas que logramos encontrar.

Ya conocerás y habrás visto también el documental “Antes que sea tarde” del actor y activista Leonardo Dicaprio, la película “¡Madre!”, protagonizada por la actriz Jennifer Lawrence, y las películas del ex vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, “Una verdad incómoda” y “Una verdad muy incómoda: Ahora o nunca”.

Pero ahora es el turno de la “pantalla chica”, y lo que encontramos fue desalentador. Simplemente no hay programas de televisión que incorporen la crisis más grande que enfrenta la humanidad hoy en día.

A continuación te presentamos tres series que exponen la crisis climática a su gusto, y puede que unas no traten explícitamente el tema, pero definitivamente es parte de la trama:

Juego de tronos (Game of Thrones)

A fines del año pasado, en una entrevista con la New York Times Magazine, el escritor George R. R. Martin, autor de la serie de libros A Song of Ice and Fire en la que se basa el show, desveló el «gran paralelo» entre su fantasía épica y la crisis climática moderna:

«La gente en Westeros está librando sus batallas individuales por el poder, el estatus y la riqueza. Y eso los distrae tanto que están ignorando la amenaza de que» se acerca el invierno «, que tiene el potencial de destruirlos a todos y de destruir al mundo. Y creo que hay un gran paralelo con lo que veo que hace este planeta aquí, donde luchamos nuestras propias batallas. Estamos luchando por temas como política exterior, política nacional, derechos civiles, responsabilidad social y justicia social. Todas estas cosas son importantes. Pero mientras nos separamos por esto y gastamos tanta energía, existe esta amenaza del cambio climático… Y realmente tiene el potencial de destruir nuestro mundo».

Aquí te dejamos un video del equipo de Vox haciendo la conexión:

Vida bajo cero (Life Below Zero)

Esta popular serie-documental de National Geographic sigue la vida de varios habitantes de Alaska mientras lidian con las presiones diarias y el trabajo muy duro de vivir un estilo de vida de subsistencia en el Ártico.

Desde la fusión del permafrost, el calor no estacional, las inundaciones, hasta los patrones de migración cada vez más erráticos de las numerosas especies animales en las que confían para sobrevivir, casi todos los personajes del programa han hablado del impacto que el aumento de temperatura y las estaciones cambiantes están teniendo en sus vidas.

Ocupado (Occupied)

Este thriller político noruego aclamado por la crítica, tiene como escenario a una «Noruega con mentalidad de tecnología limpia, pero es rehén de los intereses petroleros de Rusia y la Unión Europea (UE)», vía Grist.

¿El motivo de la situación de rehén? El gobierno noruego, recientemente electo y favorable al medio ambiente, se enfoca en las energías renovables para combatir el cambio climático, deteniendo la producción de petróleo y gas en el Mar del Norte.

Al observar la serie, se puede determinar que la ocupación rusa se convierte en una metáfora más amplia del papel de los combustibles fósiles en nuestras vidas. Como lo sugiere el programa, todos estamos viviendo vidas ocupadas por combustibles fósiles, lo que nos obliga a tomar decisiones y caminos que ninguno de nosotros habría elegido. Lo “grande” de esta serie es la forma en que cada episodio hace que las tensiones entre nuestros ideales y las acciones reales nos “estimulen” con una simple pregunta: «¿Qué harías?»

Afortunadamente, la escasez de programas que abordan la crisis climática parece estar cambiando, aunque lentamente. Y es que es importante hablar de esto porque esta crisis nos afecta a cada uno de nosotros, y porque debemos tomar medidas urgentes para ponerle fin; debemos hablar del cambio climático en todos lados: en televisión, cine, podcasts, libros, etc.

Articulo original de The Climate Reality Project con la colaboración de Futuro Verde en la traducción.