¿QUÉ SON REALMENTE LOS GASES DE EFECTO INVERNADERO?

Estamos volviendo a lo básico para responder a una de las preguntas más fundamentales que una persona puede tener sobre nuestro mundo que se calienta: ¿qué son exactamente los gases de efecto invernadero?

Y es que es importante entender lo que hace que la temperatura en el planeta aumente, ya que los titulares en las noticias ya no son sorpresa y en medio de disputas partidistas casi constantes también hay falta de estándares de aprendizaje uniformes. Además, no ayuda el hecho de que muchas personas simplemente se desconectan por completo, no creen que los afectará.

¿Qué son?

Son gases en gran medida naturales. Pero actúan de manera un poco diferente a los gases que no son de efecto invernadero, como el nitrógeno, el oxígeno y el argón.

Según la Enciclopedia Británica, los gases de efecto invernadero (GEI), como el dióxido de carbono (el GEI principal que produce el cambio climático), incluyen “cualquier gas que tenga la propiedad de absorber la radiación infrarroja (energía calorífica neta) emitida desde la superficie de la Tierra y reorientándola a la superficie de la Tierra».

En otras palabras: Los gases de efecto invernadero como el CO2, el metano, el óxido nitroso y el ozono dejan que la luz del sol entre para calentar la superficie de la Tierra, pero no dejan que toda esa energía calorífica vuelva a salir.

Piensa en ello como la forma en que las paredes de vidrio y el techo de un invernadero real dejan entrar la luz del sol durante las horas del día y retienen ese calor en la noche.

¿Así que atrapan el calor en la atmósfera?

Eso es correcto, y en circunstancias normales, esto es una gran cosa necesaria, es exactamente como el planeta está construido para funcionar.

“La superficie de la tierra se calienta a la luz del sol. Por la noche, la superficie de la Tierra se enfría, liberando el calor de nuevo en el aire», explica Climate Kids de la NASA. “Pero parte del calor queda atrapado por los gases de efecto invernadero en la atmósfera».

Esto se conoce como el «efecto invernadero», y sin él, el planeta estaría demasiado frío para sustentar la vida. La NASA estima que sin los GEI de origen natural, la temperatura promedio de la Tierra sería de cerca de -18°C.

¿Cuál es el problema?

La preocupación por los GEI no son los gases en sí, al menos no por sí mismos. Como se mencionó, la mayoría ocurre naturalmente y su acción para retener el calor es imperativa para la vida en la Tierra. El problema tiene que ver con la cantidad de ciertos GEI en nuestra atmósfera moderna.

Desde la Revolución Industrial, nuestra quema de combustibles fósiles para obtener energía ha emitido cientos de miles de millones de toneladas de CO2 que atrapan el calor en la atmósfera, donde permanece durante mucho tiempo. Más y más CO2 (y otros GEI) significa más y más calor.

A diferencia del CO2 natural que actúa como parte del proceso normal de efecto invernadero, este carbono agregado y el calor adicional son más de lo que los sistemas finamente equilibrados de la Tierra pueden manejar. Al menos sin cambiar nuestro clima y hacer que las tormentas sean más violentas, los océanos sean más ácidos.

Con todo el carbón, el petróleo y el gas que se queman, no es sorprendente que los niveles de CO2 a partir de 2017 (el año completo más reciente) se ubicaran en 405.0 partes por millón (ppm), lo más alto que en cualquier otro punto en al menos los últimos 800,000 años.

«La última vez que las cantidades de CO2 en la atmósfera alcanzaron este nivel fue hace más de 3 millones de años, cuando la temperatura era 2°C – 3°C más alta que durante la era preindustrial, y el nivel del mar era 15 – 25 metros más alto que ahora”, según la NOAA.

¿Qué se puede hacer?

Recuerda: la quema de combustibles fósiles crea gases de efecto invernadero, contaminando la atmósfera. Más GEI es más calor y más cambio climático. Tormentas e incendios forestales más peligrosos, más granjas secándose y más enfermedades extendiéndose a través de la Tierra.

Y que por eso es importante que te informes para sumarte a la lucha para mitigar el cambio climático, ya que todo está en nuestras manos y a nuestro alcance con un clic.

Artículo original de The Climate Reality Project con la colaboración de Futuro Verde en la traducción.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]