¿Cómo sabemos que nosotros estamos causando el cambio climático?

Foto por Harrison Moore / Unsplash

Sabemos que los humanos somos responsables del cambio climático que vemos hoy. Pero aquí están las buenas noticias: el cambio climático causado por el hombre puede ser un cambio climático resuelto por el hombre.

Esto es lo que sabemos de seguro:

  • Sabemos que el dióxido de carbono (y otros gases de efecto invernadero) atrapan el calor en la atmósfera de la Tierra.
  • Que nosotros estamos quemando combustibles fósiles, liberando enormes cantidades de contaminación de carbono y atrapando más y más calor en la atmósfera.
  • Solo hay una conclusión: los seres humanos somos la razón principal por la que el clima cambia hoy.

¿Cómo es que los gases de efecto invernadero calientan el mundo?

Sin los gases de efecto invernadero (GEI) de origen natural, como el dióxido de carbono, nuestro planeta se congelaría por completo. Eso es porque los gases de efecto invernadero funcionan como un invernadero. Permiten que entre la luz del sol y atrapen algo de su calor en nuestra atmósfera, haciendo posible la vida en la Tierra actualmente.

Cuando se mantiene el delicado equilibrio de estos GEI entre lo que agregamos y lo que absorben las plantas, el promedio a largo plazo funciona no demasiado caliente y no tan frío. Solo bien.

Otra forma de pensar en estos gases es como una manta natural: manteniendo la Tierra a unos 30°C más caliente de lo que sería normalmente.

Entonces, ¿cuál es el problema?

Bueno, cuando quemamos combustibles fósiles, es como si estuviéramos envolviendo en otra manta, no tan natural, a la Tierra. Es por eso que las cosas se están calentando y el clima está cambiando.

Relación de los gases de efecto invierno con los combustibles fósiles

Los combustibles fósiles, como el petróleo, el gas natural y el carbón, «contienen carbono que se ha mantenido alejado del ciclo natural durante eones». Cuando quemamos estos combustibles fósiles, el carbono se combina con el oxígeno para producir dióxido de carbono. Este dióxido de carbono adicional (y otros gases de efecto invernadero como el metano) atrapa más y más calor en nuestra atmósfera.

Comenzamos a aprovechar los combustibles fósiles a gran escala durante la Revolución Industrial. La Revolución Industrial comenzó alrededor de 1760 y la mayoría de los historiadores marcan su fin en algún momento antes de mediados del próximo siglo.

Fue una época de profunda transformación. Antes de la Revolución Industrial, alrededor del 80% de la población mundial eran agricultores rurales. Pero esto cambió la forma en que vivía y trabajaba el mundo, llevando a millones a centros urbanos para trabajar en fábricas.

Este período de tiempo transformó totalmente nuestro mundo y la forma en que vivimos, pero también tuvo grandes consecuencias. Quizás el más grande ha sido el creciente consumo de energía de combustibles fósiles sucios en todo el mundo.

La causa del cambio somos nosotros

A medida que la concentración de dióxido de carbono en nuestra atmósfera ha aumentado desde la Revolución Industrial, las temperaturas globales también han aumentaron constantemente. Existe una fuerte correlación entre más dióxido de carbono y temperaturas más altas.

Y mientras que la cantidad de dióxido de carbono en nuestra atmósfera ha aumentado y disminuido con el tiempo, todo el carbón, el petróleo y el gas que hemos quemado durante más de dos siglos significa que no ha sido tan alto durante cientos de miles de años. Simplemente estamos agregando más dióxido de carbono a nuestro mundo del que puede absorber.

Nuestros océanos también están sufriendo, ya que se han vuelto más ácidos. Estamos viendo más fenómenos meteorológicos extremos, como huracanes e incendios forestales, y los glaciares y el hielo marino del mundo se están derritiendo. Y eso es sólo la punta del iceberg.

Está claro que debemos hacer el cambio a fuentes limpias y confiables de energía renovable como la solar y la eólica. A diferencia de los combustibles fósiles, las energías renovables no agregan gases de efecto invernadero a nuestra atmósfera. Son mejores para nuestro planeta y nuestra salud.

Artículo original de The Climate Reality Project con la colaboración de Futuro Verde en la traducción.