La Gran Barrera de Coral está en peligro por el cambio climático

Foto por Marek Okon / Unsplash

El cambio climático es una de las mayores amenazas para el futuro de la Gran Barrera de Coral por varias razones, entre ellas el aumento de la temperatura del mar y la acidificación de los océanos.

Cuando piensas en la Gran Barrera de Coral, probablemente pienses en su majestuosa belleza y su vida marina, y tal vez haya estado en tu lista de lugares por visitar para unas vacaciones.

Con casi 2,414 kilómetros de largo, el arrecife alberga aproximadamente 9,000 especies de peces, moluscos, ballenas, tortugas marinas y otras especies marinas.

Pero, ¿sabías que se encuentra en graves problemas?

Bajo amenaza

El cambio climático es una de las mayores amenazas para el futuro de la Gran Barrera de Coral por varias razones. Uno es el aumento de la temperatura del mar. Otra es la acidificación del océano.

La acidificación del océano es lo que sucede cuando el CO2 adicional en la atmósfera se disuelve en los océanos y se convierte en ácido carbónico. El resultado es que el agua se vuelve más ácida, haciéndola mucho menos amigable para la vida marina.

Así que a medida que nuestros océanos se vuelven más cálidos y más ácidos, el arrecife sufre. Muchos arrecifes de coral, incluida la Gran Barrera de Coral, dependen de las algas coloridas que viven a lo largo de sus grietas para sobrevivir.

Pero cuando las aguas más cálidas y más ácidas lo estresan, el coral expulsa a estas algas y se vuelve blanco, un fenómeno conocido como «blanqueamiento de coral». El blanqueo debilita al coral y puede comenzar a morir de hambre. A menos que el coral tenga la oportunidad de recuperarse y que las algas puedan regresar, puede morir.

Esto puede suceder a gran escala, en lo que se denomina un «evento de blanqueamiento masivo». En 2016, el Arrecife experimentó un evento de blanqueamiento masivo que, según los científicos, se hizo 175 veces más probable debido al cambio climático. Otra ola de calor marino golpeó el arrecife en 2017, blanqueando aún más corales.

El coral puede recuperarse de la decoloración, pero eso no siempre sucede. De hecho, alrededor del 30% de los corales en el arrecife han muerto desde el evento de blanqueamiento masivo de 2016.

Los que tienen la capacidad de crecer más rápido pueden tardar entre 10 y 15 años en recuperarse, mientras que los corales grandes y maduros pueden demorar décadas o siglos, según Mark Eakin del Coral Reef Watch de NOAA.

Es importante retomar el hecho de que el Arrecife es el hogar de unas 9,000 especies de vida marina y que cada una de esas especies tiene un trabajo que hacer en el ecosistema increíblemente complejo que el arrecife soporta.

Cuando las secciones comienzan a decolorarse y desaparecer, las redes alimenticias experimentan interrupciones graves. Estas interrupciones tienen efectos dominantes que pueden reducir el suministro de alimentos para los crustáceos más pequeños hasta la fauna más grande, como los delfines y los tiburones ballena.

El punto es que el blanqueo pone en riesgo ecosistemas enteros. Luego del evento de blanqueamiento de 2016, los investigadores encontraron que “el colapso completo del ecosistema” en algunas secciones del Arrecife acabó con muchos tipos de peces.

Los modelos climáticos proyectan que la mayoría de los arrecifes del mundo, incluida la Gran Barrera de Coral, podrían experimentar una decoloración anual para 2050 si no tomamos medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

Infografía: Citizens of the Great Barrier Reef

Economía en Australia

El peligro de un arrecife moribundo va más allá de perder maravillas naturales y ecosistemas.

El arrecife apoya la pesca, contribuye con 6.4 billones a la economía australiana cada año, emplea a más de 64,000 personas y atrae a turistas, más de 2 millones al año, de todo el mundo para ver este sitio del Patrimonio Mundial, especialmente en las Islas Whitsunday y las regiones de Cairns.

En conclusión, si vamos a salvar la Gran Barrera de Coral, debemos actuar sobre el clima y debemos tomar medidas ahora. No en 20 años o 10 años o incluso cinco. Ahora.

«Todos piensan que debemos preocuparnos por salvar la Gran Barrera de Coral para las generaciones futuras», dice Daniel Harrison, investigador en el Instituto de Ciencias Marinas de Sídney. «Pero tenemos que preocuparnos por salvar el arrecife para nuestra generación».

Artículo original de The Climate Reality Project en colaboración con Futuro Verde en la traducción.