Existe suficiente dinero para salvar el planeta

Existe suficiente dinero para salvar el planeta

“La mejor inversión de todas, es invertir en nuestro planeta”.

“La mejor inversión de todas, es invertir en nuestro planeta”.

La quema de combustibles fósiles, la deforestación, la agricultura intensiva y el uso desigual e insostenible de los recursos naturales, durante más de un siglo, han provocado un aumento significativo en las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera; lo que ha llevado al aumento en la temperatura global y a la intensificación de fenómenos meteorológicos extremos. 

En este sentido y debido a su alta dependencia de recursos naturales, su geografía y su clima, una de las regiones más vulnerables al cambio climático es América Latina, la cual experimenta una serie de impactos que incluyen sequías, inundaciones, deslizamientos de tierra, aumento del nivel del mar y cambios en los patrones de precipitación; afectando de esta forma la seguridad alimentaria, la salud humana, la biodiversidad y la economía.

Sumado a esto, muchos países latinoamericanos constantemente se enfrentan a distintas dificultades para acceder al adecuado financiamiento debido a barreras institucionales y de capacidad. 

Sin embargo, existe una tendencia positiva que señala que en los últimos años ha habido un incremento en la movilización de financiamiento para el clima en América Latina y de acuerdo con el último reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, IPCC por sus siglas en inglés, existe suficiente capital en el mundo para disminuir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero

Sin embargo, el camino aún es largo para los países en desarrollo ya que mantener el aumento de la temperatura debajo de los 1.5°C requiere cambios fundamentales en la forma en que se invierte  y se gestiona el dinero.

América Latina: desafíos y progresos en financiamiento 

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, asegurar un futuro más resiliente debe ser prioritario debido a que el cambio climático es el desafío más grande al que se enfrenta la humanidad y esta década es fundamental para actuar. Este mismo informe, señala que los riesgos ambientales y climáticos, como los desastres naturales y la falta de adaptación al cambio climático, son algunas de las mayores amenazas para la estabilidad económica y social de América Latina. Sin inversiones significativas, la interacción entre los impactos del cambio climático,

la pérdida de biodiversidad, la seguridad alimentaria y el consumo de recursos naturales acelerará el colapso de los ecosistemas, amenazará el suministro de alimentos y los medios de subsistencia en las economías de la región. 

Los países de América Latina necesitan financiamiento para lograr acceso a tecnologías limpias, aumentar la eficiencia energética, impulsar mejores sistemas de transporte, fortalecer la adaptación al cambio climático, reducir la deforestación y mejorar la gestión de los recursos naturales en nuestro territorio.

De acuerdo con el Índice de Finanzas Sostenibles 2022 realizado por el Grupo de Financiamiento Climático para Latinoamérica y el Caribe, GFLAC, en donde se analizaron las finanzas de 20 países de la región:

  • Ninguno de los países analizados cuenta con finanzas que puedan ser consideradas bajas en carbono. Todos reciben y gastan más dinero en industrias no sostenibles que en enfrentar la crisis ambiental. 
  • Los ingresos por hidrocarburos, minería y combustibles sobrepasan por 10 veces al financiamiento internacional dedicado al cambio climático. 
  • Los presupuestos asignados a la explotación de hidrocarburos sobrepasan por 39 veces a los presupuestos etiquetados para la eficiencia energética, las energías renovables y la atención de desastres.
  • Cuba es el único país que asignó más de 1 % de su presupuesto público en actividades asociadas al cambio climático.
  • Ecuador, México y Trinidad y Tobago son los países con los niveles más altos de ingresos intensivos en carbono, integrados por hidrocarburos, minería y combustibles.
  • Bolivia y México son los países con los mayores niveles de presupuestos asignados a la explotación de hidrocarburos. 
  • Los países de Centroamérica presentan finanzas más equilibradas en relación con otros países de la región.

¿Qué debemos hacer?

Para abordar los riesgos climáticos y ambientales, es importante que todos los actores: sociedad civil, el sector empresarial y los gobiernos de América Latina, trabajen con un enfoque coordinado y colaborativo

A nivel social, es importante que los ciudadanos se comprometan a ejercer prácticas cotidianas sostenibles, como el ahorro de energía, la gestión de residuos y la movilidad sostenible, así como participar en la toma de decisiones relacionadas con el medio ambiente y el clima  para asegurarse que las políticas y estrategias se ajusten a las necesidades y expectativas de sus comunidades.

La lucha contra el cambio climático es vital para una economía sostenible y las empresas pueden impulsar el cambio más rápido que los gobiernos e innovar nuevas formas de mitigar el impacto. Por ello es imperativo que el sector empresarial adopte prácticas sostenibles como la eficiencia energética y la gestión de residuos; invierta en tecnologías limpias y sostenibles para reducir su huella de carbono e implemente prácticas de responsabilidad social empresarial para contribuir al desarrollo sostenible.

En cuanto al papel de los gobiernos se pueden tomar acciones concretas para abordar los riesgos climáticos y ambientales como desarrollar y aplicar políticas y estrategias climáticas y ambientales efectivas; promover la inversión en soluciones climáticas y ambientales; y fortalecer la coordinación y cooperación internacional.

La importancia de la cooperación regional e internacional en la gestión ambiental y climática de América Latina

América Latina debe tomar medidas urgentes para abordar los riesgos climáticos y ambientales y aumentar su resiliencia frente a estos desafíos como: 

  1. Implementar políticas y estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático: Las políticas y estrategias deben ser desarrolladas e implementadas a nivel regional y nacional para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar la capacidad de la región para adaptarse a los impactos del cambio climático.
  2. Promover la inversión en soluciones climáticas y ambientales: Es necesario fomentar la inversión en tecnologías limpias y sostenibles, así como en infraestructura resiliente y verde. Las inversiones también deben centrarse en la conservación de la biodiversidad y la restauración de los ecosistemas para reducir los riesgos climáticos y ambientales.
  3. Fortalecer la gobernanza ambiental y climática: Es importante mejorar la coordinación entre los diferentes actores y sectores involucrados en la gestión ambiental y climática. Se deben ratificar los marcos normativos y regulatorios, como el Acuerdo de Escazú, para garantizar la protección del medio ambiente, activistas y  también para reducir los riesgos climáticos. 
  4. Promover la participación ciudadana: La participación activa de la sociedad civil es fundamental para abordar los riesgos climáticos y ambientales en América Latina. Se deben fomentar espacios para la consulta y participación de la ciudadanía en la toma de decisiones relacionadas con el medio ambiente y el clima. 
  5. Fortalecer la cooperación regional e internacional: La cooperación regional e internacional es esencial para abordar los desafíos ambientales y climáticos en América Latina. La región debe trabajar en conjunto con otros países y organizaciones internacionales para intercambiar experiencias, conocimientos y recursos para enfrentar estos desafíos de manera más efectiva.
  6. Incrementar la transparencia presupuestal:Aún existen diversas brechas de información, por ello sigue siendo fundamental mejorar las prácticas de transparencia presupuestaria y fiscal, asegurando que en todos los países la información esté disponible cada año y de manera oportuna, con un nivel de desagregación adecuado y en formatos abiertos. 

Crear sistemas de medición, reporte y verificación de financiamiento climático y sostenible: para identificar necesidades y brechas de inversión en materia de cambio climático y desarrollo sostenible. La mejora de la información pública relacionada con el cambio climático y el desarrollo sostenible será crucial para cumplir con el Acuerdo de Escazú sobre el acceso a la información, la justicia ambiental y la participación social en los procesos públicos en América Latina.

Únete a nuestra iniciativa: “Invierte en el Planeta. 

“Invierte en el Planeta”, un poderoso llamado a la acción que nos invita a destinar nuestro tiempo, recursos y energía para enfrentar y vencer la crisis climática en todas sus dimensiones. Reconocemos que es imperativo invertir en nuestro planeta, no solo para protegerlo, sino para garantizar que juntos forjemos un futuro sostenible y próspero.

Llevar una dieta vegetariana, organizar una limpieza masiva en ríos y costas, crear un eventos de concienciación o dar un seminario educativo son algunas de las formas en las que puedes invertir en el planeta.

Visita nuestra página para aprender más sobre financiamiento climático y descubrir otras acciones en las que puedes invertir tu tiempo y energía para impulsar la acción climática. En unidad lograremos generar un impacto significativo en nuestra región.