Corresponsal: Carmen Virasoro

El papel de la mujer en el tratamiento de todos los aspectos del desafío del cambio climático es central, crucial e indispensable. Las mujeres siguen soportando una carga desproporcionada debido a los efectos adversos del cambio climático y, a pesar de que se han logrado algunos progresos en los últimos años, es necesario seguir trabajando en la perspectiva de género para integrarse plenamente en los procesos de formulación y aplicación de políticas y medidas sobre el terreno. 

El Día del Género tiene como objetivo poner este tema en primer plano y proporcionar una plataforma para discutir los desafíos existentes y compartir historias de éxito de todo el mundo con miras a aumentar la conciencia y compartir experiencias y promover políticas, estrategias y acciones sensibles al género y receptivas. El día arrojó luz sobre el papel de la mujer en la adaptación al cambio climático.  

Foto: @ClimateLatino

La voz de las mujeres líderes en los debates, políticas, implementación y más allá del clima 

La Agenda de Desarrollo Sostenible enfatizó la importancia de lograr la igualdad de género en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 5, También destacó la importancia de incluir a las mujeres en las agendas ambientales en el ODS número 13 al apuntar explícitamente a «promover mecanismos para aumentar la capacidad para la planificación y gestión efectivas relacionadas con el cambio climático, incluyendo el enfoque en las mujeres». Además, las negociaciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en diciembre de 2019 condujeron al Plan de Acción de Género Mejorado (GAP) del Programa de Trabajo de Lima sobre Género (LWPG) y sus áreas prioritarias.  

En los últimos años, todos los países asumieron compromisos positivos para mejorar la inclusión de las mujeres en la acción climática para lograr la justicia climática.

Sin embargo, las mujeres siguen estando subrepresentadas en la gobernanza y en los debates sobre el clima. A veces son victimizadas en lugar de ser considerados como agentes de cambio. Si bien, las desigualdades que enfrentan las mujeres, no solo las colocan entre el grupo más afectado, también implican, por definición, que las mujeres y las niñas son actores y aceleradores cruciales, para enfrentar diferentes aspectos del cambio climático y para lograr la agenda de desarrollo sostenible en este contexto, especialmente su papel indispensable para mejorar la productividad agrícola y contribuir a la seguridad alimentaria.

Varios factores explican la limitada participación de la mujer en los procesos de adopción de decisiones, como la falta de suficientes datos desglosados por sexo para apoyar la formulación y aplicación de políticas sólidas, la falta de comprensión de las perspectivas de la mujer y la financiación insuficiente para apoyar la aplicación. El camino del desarrollo sostenible ya no puede permitir eso.

Promover, aún más, la incorporación de la perspectiva de género es una necesidad para acelerar el progreso dentro de la acción climática y alentar los esfuerzos de adaptación y resiliencia para abordar eficazmente el cambio climático, las mujeres deben estar en el centro de la gobernanza y la política ambiental. 

En consecuencia, esta sesión se basó en el conjunto de esfuerzos realizados durante las anteriores Conferencias de las Partes de la CMNUCC (COP) para promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, mismo que debería permitir a los participantes discutir profundamente los desafíos recientes que enfrentan las mujeres en la adaptación y la mitigación, las políticas y acciones climáticas, y renovar sus promesas de incorporar las perspectivas de las mujeres, desde el debate hasta la política, la implementación, y más allá.   

Mujer trabajando en un día normal de cosecha.

Mujeres y financiamiento en la crisis climática

Dadas las barreras y desigualdades existentes que enfrentan las mujeres en el acceso a los recursos, el crédito, la tecnología, el empleo y las oportunidades económicas, se necesita con urgencia dedicar recursos y flujos de fondos para permitirles contribuir mejor en la agenda climática. El Financiamiento Climático Sensible al Género (GRCF) está ganando un reconocimiento más amplio a la luz de los beneficios manifiestos de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres para una acción y resultados climáticos sólidos. Las experiencias pasadas revelan que el GRCF eficaz aborda la necesidad de estrategias de movilización de recursos y políticas de financiamiento de las diferentes partes interesadas (por ejemplo, presupuestos) para reflejar claramente las necesidades y realidades de las mujeres dentro de los planes de acción climática.

Por lo tanto, es fundamental permitir que las mujeres contribuyan de manera eficiente y efectiva a la implementación de planes de acción relacionados con el clima. Además, invertir en proyectos relacionados con el clima liderados por mujeres a través de la inclusión financiera de las mujeres, promover su acceso a la financiación y las facilidades de crédito se encuentran entre los factores clave que permitirán a las mujeres participar mejor en la acción climática.

Los enfoques del GRCF deben ser adoptados por todas las partes interesadas; gobiernos, organizaciones internacionales (OI), organizaciones de la sociedad civil (OSC) e instituciones financieras. Además, se necesita más trabajo para comprender las barreras y resaltar los ejemplos de faros.

 La discusión también arrojó luz en otras cuestiones como la necesidad de identificar soluciones para eliminar las barreras que enfrentan las mujeres en el acceso a la financiación y las oportunidades, así como la exigencia de parte de las mujeres a los negociadores e instituciones financieras para que los fondos lleguen directamente a las organizaciones de mujeres, sin intermediarios.

Mujeres manifestándose por sus derechos climáticos.