GASOLINA Y DIESEL, LOS ENEMIGOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO