EL G20 Y SU IMPORTANCIA PARA COMBATIR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Artículo escrito por Mónica Valtierra

Seguramente has escuchado o leído sobre el G20, un importante espacio de intercambio de ideas que agrupa a 19 países[1] y  a la Unión Europea para discutir y coordinar acciones y políticas respecto temas relevantes sobre economía, sociedad y medio ambiente. El G20 representa a 66% de la población mundial y 85% del producto interno bruto mundial, así como casi el 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global.

 

Es por ello que los compromisos y las acciones climáticas que acuerdan los miembros de este grupo son esenciales para lograr el Acuerdo de París y la meta de limitar la temperatura promedio global a menos de 1.5°C. Pero no sólo la reducción de emisiones es esencial, también aquellos esfuerzos destinados a incrementar la adaptación de nuestras economías, ecosistemas y sociedades es particularmente relevante, así como las medidas de financiamiento que se pongan en marcha para transitar a economías no intensivas en carbono.

 

Concretar la implementación de estrategias compatibles con lo antes mencionado se encuentra en un punto temporal clave, ya que, si no garantizamos la reducción de emisiones para 2030, el mundo se enfrentará a un difícil panorama climático que requerirá incluso de más recursos para garantizar el futuro de nuevas generaciones.

 

En este contexto es que surge el Reporte Brown to Green (Café a verde), de la Iniciativa de Transparencia Climática (CTI por sus siglas en inglés). El título hace referencia a la manera en que las acciones climáticas transforman nuestro mundo para combatir la crisis climática y consiste en la evaluación sistemática de 80 indicadores relacionados con mitigación, adaptación, financiamiento y transparencia de las metas y acciones que implementan los países del G20 para combatir el cambio climático.

 

Con la colaboración de organizaciones de la sociedad civil en cada uno de los países que conforman el G20, cada año se elabora el reporte con la finalidad de que sea un instrumento independiente y autónomo que con base en estándares internacionales homologados nos permita vislumbrar cómo va el camino hacia la meta de los 1.5°C. El reporte realiza un análisis financiero, social y ambiental robusto, basado en la movilización de fondos, subsidios y políticas de adaptación.

 

Entre los hallazgos más relevantes de este informe se encuentra que, en 2018, las emisiones de los países del G20 incrementaron en 1.8%, vinculado al rápido crecimiento económico y a la apuesta de países como Australia, Canadá, China, India, Indonesia, Rusia, Sudáfrica, Corea del Sur y Estados Unidos en el uso de combustibles fósiles para transporte y generación eléctrica.

 

En este sentido, gracias a los indicadores del Reporte, se calcula que, si el G20 realmente quiere implementar acciones significativas en la lucha contra el cambio climático, necesitará disminuir su consumó de combustibles fósiles en un 67% para 2030. En cuestiones de adaptación, se calculó que de no lograr la meta global de 1.5°C, los países del G20 podrían contabilizar la muerte de más de 16 mil personas y costos económico de 142 mil millones de dólares cada año.

 

Es importante mencionar que estos impactos negativos afectarán con mayor fuerza a los países con economías en desarrollo cuando son justo los países más desarrollados los que tienen mayores emisiones, así como posibilidades de mitigarlas y responder a la crisis climática, por lo que se esperaría que Australia, Canadá o Estados Unidos hicieran más por abandonar los combustibles fósiles y ser pioneros en el combate al cambio climático.

 

El Reporte también evalúa qué tanto han avanzado los países en la implementación de sus Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC), es decir, mide qué tanto los compromisos internacionales de mitigación y adaptación de los miembros del G20 están en el camino de lograrse y contribuir significativamente con la mita del 1.5°C, al respecto, se encontró que ninguna de las ambiciones de los países del G20 – plasmadas en sus NDC -, están en línea con la meta del 1.5°C, e incluso calcula que las emisiones del grupo, para 2030, serían del doble de lo que se necesita para entonces.

 

En el caso de México, el panorama y la evaluación son similares al promedio grupal, el reporte considera que acciones como la construcción de una nueva refinería en Dos Bocas, así como la inversión que se planea hacer para el sector petrolero y la extracción de hidrocarburos, aunado a una series de políticas que han cancelado incentivos para promover las energías renovables, abonan negativamente a los objetivos de mitigación nacionales, y en consecuencia a la consecución de las necesidades de reducción globales.

 

El reporte también emite algunas recomendaciones a cada país para lograr los objetivos, considerando que aún estamos a tiempo para actuar. Para México, plantea adoptar una meta de cero emisiones netas para el 2050, adoptar estrategias que disminuyan la dependencia de combustibles fósiles del sector energético y del transporte en el país y dejar de producir energía por medio de carbón para 2030.

 

El reto para lograr estas metas ambiciosas se encuentra en establecer cuáles serán las rutas y acciones prioritarias para lograrlo, esto requiere de la participación de todas las personas e instituciones que forman parte de la economía y sociedad del país.

 

Por un lado, una ciudadanía informada puede empujar una agenda política concreta que contribuya a desarrollar e implementar acciones concretas para combatir el cambio climático, por el otro, instituciones comprometidas que entiendan y establezca claramente las acciones necesarias para alcanzar las metas de mitigación en línea con la meta de 1.5°C es esencial para conseguirla.

 

Si quieres saber más sobre el reporte Brown to Green te recomendamos visitar su página en http://www.climate-transparency.org/g20-climate-performance/g20report2019 o contactar a la organización en México, encargada de elaborarlo: Iniciativa Climática de México (ICM), con Mariana Gutierrez mariana.gutierrez@iniciativaclimatica.org.

[1] Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía.