Movilidad limpia y eficiente para el combate al cambio climático

Artículo escrito por Mónica Valtierra

En el mundo, existen alrededor de 1.32 mil millones de vehículos de pasajeros que, en su mayoría, utilizan combustibles fósiles para funcionar y es muy probable que esta cifra crezca exponencialmente durante los próximos años. Este dato es importante en la lucha contra el cambio climático ya que, el sector de transporte tiene una considerable contribución en la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) y otros contaminantes que dañan el ambiente, la salud humana y generan pérdidas económicas en todo el mundo, además de demandar grandes cantidades de gasolina y diésel cuya producción también genera emisiones y destruye ecosistemas.

 

Tan sólo en México, el autotransporte es el subsector que más contribuye con el total de las emisiones de GEI del país (23.4%), dichas emisiones son equivalentes a casi 18 millones de galones de gasolina o a la captura de carbono de más de 2.6 millones de árboles adultos[1].

 

Asimismo, México es el séptimo productor mundial de vehículos ligeros y el primero en América Latina. De los autos comprados en México,     casi el 60% tienen un rendimiento inferior a 15 kilómetros recorridos por litro de gasolina, lo que significa que queman más combustibles fósiles para poder avanzar, y de 2016 a la fecha, sólo 0.33% de la flota vehicular a nivel nacional está compuesta por autos híbridos o eléctricos. Aunado a esto, el país se encuentra rezagado en cuanto a estándares de calidad de combustibles, así como los de límites máximos de emisiones por vehículos.

 

Por ello, para mejorar la calidad del aire y enfrentar la crisis climática global, es fundamental que países como México, formulen e implementen estrategias y políticas en cuanto a la eficiencia vehicular, la calidad de los combustibles y el impulso a la incursión de nuevas tecnologías para automotores. Con estas acciones, “México podría prevenir la muerte prematura de 9 mil personas cada año”, además de ahorrar 20.8 mil millones de dólares[2] para el 2035, como resultado de la disminución de enfermedades asociadas a la mala calidad del aire[3]:

 

El objetivo de dicha política debe ser: atender y revertir la tendencia sobre el incremento de flota vehicular ineficiente y contaminante con un enfoque integral, orientado a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes criterio3 del sector de autotransporte lo que incluye:

 

  1. Establecer estándares de emisiones y calidad de combustibles estrictos y homologados a nivel regional.
  2. Introducir y estimular el uso de tecnologías alternativas y limpias para vehículos motorizados.
  3. Impulsar el diseño, implementación y gestión de infraestructura que favorezca el uso del transporte público masivo, modos de transporte no motorizado y vehículos eléctricos.
  4. Promover la educación e información de los consumidores para elegir vehículos menos contaminantes y más eficientes.

 

En el caso de México, es notoria la necesidad de actualizar las normas mexicanas que regulan los límites máximos de emisiones vehiculares[4] y alinearlas con los estándares de los Estados Unidos (Tier 3) o los estándares europeos (Euro 6), mismos que, con base en estudios técnicos rigurosos han comprobado tener un impacto real en la mitigación de emisiones provenientes de los autos.

La premisa sobre la homologación de estándares fue reconocida por el gobierno mexicano en 2016, durante la Cumbre de Líderes de América del Norte, y quedaron plasmadas en la Declaración de Líderes de América del Norte sobre la Alianza del clima, energía. De implementarse la actualización de esta norma, se podría reducir el consumo individual de combustible de 2 a 3 mil dólares por vida útil del vehículo, y México podría mitigar las emisiones de dióxido de carbono a un equivalente de consumir 710 millones de barriles de gasolina en un periodo de casi 20 años.

Para favorecer la compra de autos menos contaminantes como los son los vehículos eléctricos e híbridos deben crearse las condiciones del mercado que los hagan más accesibles al bolsillo de la población que tiene necesidad de usar autos. Para ello, el gobierno puede establecer incentivos fiscales que generen un equilibrio en cuanto a costos entre autos de mayor y menor eficiencia, por ejemplo, eliminar o disminuir impuestos de importación para híbridos de cuatro cilindros y para eléctricos. De igual forma, se pueden crear marcos normativos para restringir la circulación e incluso la venta de vehículos de diésel y gasolina.

Además de establecer esas condiciones de mercado para la adquisición de vehículos automotores limpios y eficientes, también es imprescindible contar con infraestructura para su uso diario, como lo son estaciones de carga y talleres de servicio mecánico para su mantenimiento. La instalación de estaciones de carga o electrolineras, debe basarse en información técnica y geográfica sólida para satisfacer la posible demanda por el incremento de vehículos eléctricos.

Para que tanto las regulaciones, como los incentivos y la infraestructura tengan un verdadero impacto en revertir la tendencia sobre el incremento de vehículos con motores contaminantes, es imperante contar con consumidores finales bien informados. Es decir, crear las condiciones para que la gente decida comprar autos eléctricos o con mayor eficiencia de combustible.

Al respecto, México ya cuenta con algunas herramientas para informar sobre eficiencia vehicular en los coches que se venden en el país como el Portal de Indicadores de Eficiencia Energética y Emisiones Vehiculares. No obstante, dicho portal requiere de más difusión y actualización. También es necesario transmitir de manera directa y sencilla esta información; la creación de etiquetas con datos sobre el gasto anual de combustible o la calificación de emisiones, que se coloque directamente en los vehículos a vender puede contribuir a que el consumidor decida su compra de manera informada y responsable.

 

¿Qué puedes hacer tú?

Existen acciones individuales y colectivas que pueden realizarse con el objetivo de mitigar las emisiones del sector de transporte en México y así contribuir a combatir el cambio climático global, entre ellas destacan las siguientes:

  1. Elige usar transporte público masivo, ya que a pesar de que también usan combustibles fósiles, las emisiones per cápita por su uso son menores que las de un auto que transporta sólo una persona.
  2. Promueve la movilidad activa, es decir, el uso de transporte no motorizado como la bicicleta o caminar.
  3. Pide a tu gobierno local mejores condiciones e infraestructura para el transporte público y no motorizado en tu ciudad, así más personas optarán por usar este tipo de transporte.
  4. Si vas a adquirir un auto, infórmate antes sobre su eficiencia, y mejor aún, si es posible, adquiere un vehículo híbrido de cuatro cilindros o uno eléctrico.
  5. Exige a las autoridades actualizar y hacer más estrictos los estándares de emisiones y eficiencia vehiculares, así como, los de calidad de combustibles.
  6. Promueve la investigación científica en el país para la elaboración y entendimiento de nuevas y mejores tecnologías para vehículos automotores, esto puede ser desde pedir seminarios sobre electro movilidad en tu institución educativa, así como la inclusión de carreras y programas de educación técnica y superior sobre el tema.

 

¡Da click aquí y descubre más sobre la eficiencia de tu auto! No olvides compartir esta información con más personas.

 

Referencias

AMAIA & ANPACT, 2018. Diálogo con la industria automotriz 2018-2024. [En línea]
Available at: http://www.amia.com.mx/boletin/dlg20182024.pdf
[Último acceso: 27 mayo 2019].

AMAIA & INEGI, 2018. Colección de estudios sectoriales y regionales. Conociendo la Industria automotriz. [En línea]
Available at: http://www.amia.com.mx/boletin/ConociendoindautINEGIAMIA.zip
[Último acceso: 27 mayo 2019].

ICCT, 2019. CO2 Emission Standards for passenger cars and light-commercial vehicles in the European Union. [En línea]
Available at: https://www.theicct.org/sites/default/files/publications/EU-LCV-CO2-2030_ICCTupdate_20190123.pdf
[Último acceso: 29 mayo 2019].

ICCT, 2019. CO2 Standards for heavy-duty vehicles in the European Union. [En línea]
Available at: https://www.theicct.org/sites/default/files/publications/CO2%20HDV%20EU%20Policy%20Update%202019_04_17.pdf
[Último acceso: 29 mayo 2019].

INECC, 2015. Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero. [En línea]
Available at: https://www.gob.mx/inecc/acciones-y-programas/inventario-nacional-de-emisiones-de-gases-y-compuestos-de-efecto-invernadero
[Último acceso: 29 mayo 2019].

INEGI, 2019. Registro administrativo de la industria automotriz de vehículos ligeros. [En línea]
Available at: https://www.inegi.org.mx/datosprimarios/iavl/default.html#Tabulados
[Último acceso: 27 mayo 2019].

Pineda, L. y otros, 2018. Air quality and health benefits of improved fuel and vehicle emissions standards in Mexico, Mexico: ICCT (The International Council on Clean Transport).

Wards Intelligence, 2017. World Vehicle Population Rose 4.6% in 2016. [En línea]
Available at: https://subscribers.wardsintelligence.com/analysis/world-vehicle-population-rose-46-2016
[Último acceso: 28 mayo 2019].

  1. Calculadora de equivalencias de gases de efecto invernadero de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).
  2.  A precios de 2010
  3. Para mayor referencia sobre los efectos en la salud y en el ambiente que tienen estos contaminantes, así como su relación con el cambio climático, visita: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/household-air-pollution-and-health
  4. NOM-042-SEMARNAT-2003 para vehículos ligeros, y la NOM-044-SEMARNAT-2006 y NOM-076-SEMARNAT-2012 para vehículos pesados. Para regular la eficiencia de kilómetros recorridos por litros de combustible y las emisiones de dióxido de carbono por kilómetro, existe la NOM-163-SEMARNAT-SCFI-2013.