La transición energética como elemento clave para la lucha contra el cambio climático

Artículo escrito por Mónica Valtierra 

Imagina 390 mil millones de autos avanzando sin parar por un año entero, es difícil poner esa idea en tu cabeza pero es precisamente la cantidad de autos que se necesitan para emitir las 497 mil gigatoneladas de gases de efecto invernadero  (GEI), la misma cantidad que se produce en México como consecuencia de la quema de combustibles para generar electricidad y satisfacer la demanda de combustible del sector de transporte en el país. Ahora, piensa en la cantidad de energía que podrían producir alrededor de 39 mil aerogeneradores anualmente[1], pues esa energía es la misma que actualmente se consume en México[2].

Seguramente, estas cifras te parecen abrumadoras, desconocidas o difíciles de procesar por su tamaño o por ser la primera vez que las conoces, pero seguramente no te parece extraño la afirmación de que la energía es una parte esencial de la economía y la dinámica social, ambiental y comercial de cualquier país. La disponibilidad de electricidad, por ejemplo, es clave para cubrir necesidades básicas como tener luz por la noche, almacenar alimentos, calentar un hogar, cocinar y usar una computadora para estudiar entretenerse o cualquier otra actividad. Por otro lado, los combustibles con los que funcionan los automóviles también son imprescindibles para transportarse, brindar servicios de emergencias, entre otros y éstos, también entran en el sector de consumo energético.

En este contexto, es posible afirmar que los procesos de producción, demanda y consumo son parte de un paradigma energético en una sociedad determinada, y formas en los que se llevan a cabo se encuentran determinados por diversos factores como desarrollo tecnológico, infraestructura y educación. Un cambio radical en las formas y factores de estos procesos es lo que se puede llamar transición energética.

Para entender esta transición en México, es necesario conocer la manera en que se produce y se consume la energía en el territorio nacional. Para el primer proceso, la Secretaría de Energía cuenta con un Balance nacional en el que identifica las principales fuentes generadores de energía, y tal vez no te resulte sorprendente pero la principal son los combustibles fósiles, mismos que son responsables del cambio climático y de importantes impactos negativos al medio ambiente y al entorno social por las maneras en las que se obtienen.

 

Producción de energía en México según sus fuentes

Fuente: SENER (2017). Sistema de Información Energética. [en línea]. Disponible en: http://sie.energia.gob.mx/ [Último acceso: 16 de junio de 2019].

Diferencia entre energías renovables y limpias

Como habrás notado, en la figura anterior aparecen fuentes de energía como la biomasa, que es un recurso renovable pero que también produce deforestación y carbono negro por la quema de estos recursos como la leña. Por otro lado, aparecen también algunas catalogadas como limpias por sus bajas emisiones pero que necesitan de la intervención humana para ser generadas como el gas natural o la energía nuclear.

El hecho de que algunas energías sean bajas en emisiones, no quiere decir que no tienen un impacto en la naturaleza o el entorno social, así como, el hecho de ser renovables no significa que se procesen de manera sustentable. Asimismo, existen energías como la eólica y la solar que son tanto renovables como limpias, pero es necesario poner especial atención a como se planean y desarrollan proyectos de infraestructura en estos ámbitos para que no dañen la naturaleza ni a las comunidades donde se instalan.

Esfuerzos y metas de generación de energía limpia en México

En el 2012, dentro de la Ley General de Cambio Climático, México estableció la meta de lograr que, al menos 35% de la energía producida proviniera de fuentes limpias. Esta meta se reafirmó en el nuevo Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (2019-2023).

Al vincular este objetivo de producción de energía con los compromisos internacionales de México en materia de cambio climático, no es posible determinar exactamente la contribución que este sector tendrá en cumplir con la reducción de emisiones establecidas en el Acuerdo de París. Por ello, es posible sostener que existen algunas oportunidades para determinar acciones dentro de la transición energética que tengan un impacto y una contribución verdaderos para evitar el incremento de la temperatura global.

Para ello, una buena estrategia sería vincular las acciones de transición energética con lo que se conoce como presupuesto de carbono, es decir, establecer un tope máximo de emisiones para el sector energético en un determinado periodo de tiempo y comenzar a evaluar las acciones necesarias para no sobrepasarlo.

Estas acciones, sin duda, requerirán que se abandone la producción y consumo de energía relacionada con los combustibles fósiles, por lo que México necesita comenzar a desarrollar o importar tecnologías limpias y renovables. Específicamente, facilitar y estudiar la posibilidad de hacer crecer el mercado de producción de energía solar, por ejemplo, y establecer infraestructura para que toda la población pueda acceder a esta energía a bajo costo y de manera sustentable.

Finalmente, es muy relevante que la transición energética, particularmente en lo que respecta a aquellas decisiones tomadas por el gobierno y el sector privado, consideren las necesidades específicas de poblaciones vulnerables y de las comunidades que se encuentran el as regiones en donde se planea desarrollar megaproyectos de energías limpias.

Acciones individuales para una transición energética sustentable

Tal vez parezca que las acciones referentes a la transición energética están en manos del gobierno, pero como bien se indicó anteriormente, hay dos componentes de dicha transición: la producción y el consumo, así que, además de informarte sobre el tema e intentar presionar para que el gobierno de México se encamine hacia la sustentabilidad energética, estas son algunas cosas individuales que se pueden llevar a cabo.

 

  1. Sustituye electrodomésticos como refrigeradores, lavadoras o microondas en tu hogar por aquellos que tengan etiquetas ecológicas.
  2. Cambia los focos de tu casa por focos LED, además de ahorrar un poco en tarifa de luz, son mucho más eficientes y consumen menos energía.
  3. Desconecta los aparatos que no estés utilizando y apaga las luces de las habitaciones cuando no estés en ella o cuando no las necesites.
  4. Puedes proponer estas dos medidas en tu lugar de trabajo, a tus amigos y a tus familiares.
  5. Si está dentro de tus posibilidades, instala paneles fotovoltaicos en tu hogar para sumarte a la generación de energía renovable y limpia.
  6. También puedes adquirir un calentador de agua solar que es mucho más económico.
  7. Si tienes un negocio relacionado con los alimentos, o simplemente en tu hogar se producen muchos residuos orgánicos, puedes evaluar la posibilidad de adquirir un biodigestor para aprovechar esos residuos y convertirlos en energía.

 

Entra en este link y revisa las redes sociales del Observatorio de Innovación Tecnológica para la Transición Energética en @OITTE para sumar esfuerzos para la transición energética sustentable.

 

Fuentes

Congreso de la Unión. (24 de diciembre de 2015). Ley de Transición Energética. Recuperado el 16 de junio de 2019, de DOF: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LTE.pdf

GCE (Grupo Consultivo de Expertos). (s.f.). Manual del Setor de la Energía. Recuperado el 17 de junio de 2019, de Quema de Combustibles: https://unfccc.int/sites/default/files/7-bis-handbook-on-energy-sector-fuel-combustion.pdf

INECC. (13 de julio de 2018). Ley General de Cambio Climático 2012 y reforma 2018. Recuperado el 16 de junio de 2019, de DOF: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/347021/LGCC_130718.pdf

SEMARNAT-INECC. (2015). Inventario Nacional de Emisiones. Recuperado el 15 de junio de 2019, de http://cambioclimatico.gob.mx:8080/xmlui/handle/publicaciones/226

SENER. (2017). Sistema de Información Energética. Recuperado el 15 de junio de 2019, de Balance Nacional de Energía: Indicadores económicos y energéticos: http://sie.energia.gob.mx/bdiController.do?action=cuadro&cvecua=IE0C01

Tornel, C. (s.f.). Poner un precio al carbono en México. Recuperado el 16 de junio de 2019, de ICM-WRI-IMCO: http://www.iniciativaclimatica.org/wp-content/uploads/2018/05/Impuesto-al-Carbono-SCE-ICM.pdf

1 Conversión hecha con la Calculadora de GEI de la EPA: https://www.epa.gov/energy/greenhouse-gas-equivalencies-calculator

2 259 mil GWh de energía anuales.